¿Te imaginas que el concreto se repare por si mismo?

Henk Jonkers, profesor de microbiología la Universidad Técnica de Delft en los Países Bajos, ha desarrollado una especie de concreto que tiene la capacidad de auto repararse. Una invención que podría cambiar la historia del material de construcción más popular del mundo, desde la época de los romanos.

No importa qué tanto se mezcle o se refuerce el concreto, eventualmente, con el paso de los años, el material terminará agrietandose y bajo ciertas condiciones, esas grietas podrían provocar colapsos en las estructuras.

“Si tienes grietas, el agua pasa a través de ellas. En tus sótanos, en un edificio de parqueaderos. Si esta agua llega hasta los refuerzos de acero –en el concreto tenemos todas estas barras de acero– y se corroen, la estructura se desploma. Por eso hemos inventado el bio-concreto; se trata de concreto que se repara a sí mismo con el uso de bacterias”, le explicó Henk Jonkers a la cadena de noticias CNN.

Su solución consiste en mezclar el cemento con una bacteria inofensiva y los nutrientes necesarios para que viva y produzca mineral calcita. Esta mezcla permanece inerte por años porque le falta un componente esencial: el agua. Así, cuando se produzcan grietas y empiece a filtrarse agua, las bacterias resucitarán, alimentándose de los nutrientes y produciendo piedra caliza en las grietas, sellándolas.

Las esporas permanecen latentes hasta que el agua de lluvia se abre camino en las grietas y los activa. Las bacterias inofensivas – pertenecientes al género de los Bacillus- , se alimentan de los nutrientes para producir piedra caliza.

“En el laboratorio hemos podido ver cómo reparaban grietas con un ancho de 0,5 milímetros, de dos a tres veces más grande que los que permiten las normas de construcción al cemento”, explicó Jonkers a la BBC. Jonkers eligió las bacterias del bacilo para el trabajo, ya que son capaces de vivir en condiciones alcalinas y producen esporas que pueden sobrevivir durante décadas sin alimento ni oxígeno.

Pero para producir esta piedra caliza, las bacterias necesitaban una fuente de alimentación y Jonkers eligió el lactato de calcio que agregó dentro de cápsulas de plástico biodegradable. Una vez entra el agua por las grietas, esta rompe las cápsulas y las bacterias comienzan a trabajar.Germinan, se multiplican y se alimentan del lactato, y al hacerlo combinan el calcio con iones de carbonato para formar calcita o piedra caliza que cierra las grietas.

Fuente: El Espectador